Seleccionar página

No es que no quiera hablar de otros destinos repitiendo mi región por segunda vez, ¿pero qué culpa tengo de ser de un sitio tan sumamente atractivo?  😎

Comenzaremos con su etimología, que viene de cuando en Hispania estábamos hartos de Roma y vimos con buenos ojos la invasión visigoda por si mejoraban las cosas. Éstos no se mezclaban al principio con los nativos y se instalaban en unos campamentos llamados VANDALEN HAUS, que dio origen a VANDALAUS , de aquí pasó al árabe AL ANDALUS, y así hasta llegar a una palabra que cuanto menos, trae muy buen rollo: ANDALUCÍA.

Hace muchos años me puse como reto conocer las 8 provincias andaluzas, ahora voy por los 8 castillos, uno por provincia (sólo me queda Córdoba y Jaén), y vengo a traeros al menos una razón para visitar cada una.
– En Jaén se puede morir de amor por el renacimiento, te guste o no.
Fue la provincia que completó mi reto y por consejo de mi hermano fui a Úbeda y Baeza. Una pena que el primer día la bruma fuese tan intensa que no se veía nada. 
Dos noches y tres días permanecí allí y disfruté de dos ciudades refinadas, con una gran variedad de restaurantes y tabernas con amplia cultura del vino y repletas de palacios, casas señoriales y arte por doquier. 
La próxima vez que vuelva será para ver el castillo de Santa Catalina, en Jaén capital y por supuesto visitar el museo de Las Navas de Tolosa 
– En Córdoba capital se vive una Andalucía de antaño si no se sale del casco histórico, y una moderna si se traspasa las murallas 

 

Creo que he ido 7 veces si no recuerdo mal pero sé moverme por su judería sin problema, tal vez porque me trae recuerdos de un pueblo y no siento el agobio de estar en una capital, y eso siempre te da confianza para echarte a la calle, y qué calles. Sea la época de los patios o no, invierno o verano, el gentío, la cal de las fachadas, la argamasa de ese alcázar de los Reyes Cristianos que aún tengo que visitar… Y la maravilla imponente del siglo X, esa mezquita… Y pensar que esta bella ciudad andaluza fue el germen cultural de Europa en la Edad Media… 

 

Por supuesto a sólo 7 km tenéis también  Madīnat al-Zahrā’, esa ciudad palatina que deja sin aliento tal cual está, así que imaginad cómo tuvo que ser en su día…
Si hacéis el viaje en tren, pasaréis por Almodóvar del Río y alucinaréis con su castillo en lo alto de la colina. Yo no he parado nunca, sólo lo he visto desde el tren, pero por lo que veo en sus RRSS, es totalmente recomendable para quienes viajan con niños porque hacen representaciones  y visitas temáticas (lo podéis ver en su web).
– De Sevilla qué voy a decir… Mi padre era de Utrera, tengo familia allí, en Los Palacios, en El Palmar, en Isla Mayor, en Alcalá del Río… 

 

Además, los que lleváis aquí más tiempo sabéis que la capital fue durante dos años mi segunda casa, pero voy a ceñirme al turismo: En los pueblos más pequeños podéis encontrar yacimientos, presencia tartessa, fenicia, cartaginense, romana, sitios históricos como la batalla de Ilipa (Alcalá del Río), Itálica… 
Y con qué me quedo de la capital si es una maravilla por cualquiera de sus calles… Desde luego en dos años tuve la suerte de conocer rincones que no se pueden ver en dos días, pero yo voy soltando y ya vosotros elegís qué se acerca más a vuestros gustos. No olvidemos que sirvió de inspiración para Bizet con su ópera Carmen, imaginad para un sevillano como Salvador Távora lo que su ciudad le transmitió… Por ejemplo, su obra Quejío, con la que os podéis deleitar en su teatro.

 

Historia a golpe de zancada porque está por todas partes: La Híspalis romana en la calle Mármoles, la visigoda de la Alameda de Hércules y Arenal, por donde discurría el río originalmente pero ellos desviaron, la musulmana Ishbilia y su Giralda, sus torres, su muralla…, la cristiana con la catedral gótica de mayor tamaño del mundo o con la Inquisición en el castillo de San Jorge… 

 

Gastronomía para dar y regalar en los distintos mercados con las ostras en el de Triana, los vinos en Lonja del Barranco, el pescadito en el de la calle Feria, o el tapeo en plaza de El Salvador.
Rinconcitos por el barrio de la Macarena, alrededor de la calle San Luis, por la calle Castellar, por la Alfarería en Triana…
Voy a parar porque de repente me he dado cuenta que quiero volver ❤
– En Huelva he estado cuatro veces (sin contar las visitas al Rocío con mi madre) y cada vez he visto algo distinto 
La primera vez estuve echando el día en el Muelle de las Carabelas viendo la recreación de esa América donde llegó Colón (totalmente apto para ir con niños pues es muy dinámico), la segunda vez estuve hospedada una noche/dos días en Ríotinto, tenía muchas ganas de conocerlo por lo peculiar del color y la mina.
La tercera vez estuve viendo el castillo de Niebla, cumpliendo mi reto monumental, y la cuarta fui a ver la Rábida y el cementerio, ya que allí está la tumba del hombre que nunca existió, héroe inexistente de la IIGM cuya historia publiqué en mi Facebook el día que fui (28 – 11 – 2017) 

– ¿Y qué os voy a contar de mi tierra? Pues Cádiz es para echarle meses y aún no la conoces. 

También me propuse como reto conocer toda la provincia y puedo decir que he estado en todos, absolutamente todos los pueblos, ciudades y pedanías gaditanas. 
Desde el carácter portuense de la capital, que se nota por cada una de sus calles tanto ahora como antaño, hasta todo lo que esa posición le ha dado a su arquitectura y su historia en sí. 
En la capital tenéis a los fenicios en el yacimiento Gadir, a los romanos en el que fue el 2º teatro más grande de Hispania (superado por escasos metros por el de Córdoba), a los comerciantes marinos en la Alameda Apodaca, a la Constitución de 1812 en el oratorio de San Felipe Neri… 

 

En los pueblos blancos tenéis desde la defensiva Arcos hasta la lluviosa Grazalema, pasando por el dolmen de Alberite en Villamartín o la recreación del 2 de mayo en Algodonales.
En Sanlúcar tenéis el misterio de su origen, la paz de la desembocadura del Guadalquivir, la mejor gastronomía que hayáis probado en vuestra vida. Así de claro lo tengo 
En Guadalcacín tenéis la mejor feria de la tapa a la que hayáis ido, en Bolonia la mejor playa que hayáis visto en vuestra vida (ruinas romanas incluidas) y en La Barca los mejores paseos a caballo que imaginéis. 
Y por acabar este párrafo porque si no, me quedo sola, os diré que la visita a Jerez no es para echar el día. Podríais estar toda una semana sin salir de la  25ª ciudad más grande de España, pero voy a dar una pincelada, a fin de cuentas le dediqué a mi ciudad toda una entrada ( http://www.nosolotours.com/dejerezanasmaneras/ )
Independientemente os guste el vino o no, hay que ir a una bodega porque el sistema de crianza es totalmente distinto a los demás, hay varios palacios donde elegir, e incluso en el Virrey Laserna os podéis hospedar.
Hago siempre mucho hincapié debido a la importancia de la Aristocracia, pues su apellido “de la Frontera” le viene dado por la importante plaza que ocupó siendo la frontera entre el reino nazarí de Granada y el cristiano de Castilla, defendida por caballeros de la nobleza local.
Visitar la Real Escuela cualquier día entre semana, que siempre tienen algo 
Y no olvidemos el patrimonio religioso, a fin de cuentas, casi fue una ciudad convento con 22 congregaciones antes de la Desamortización, y alguno que otro, queda. 
En resumen, Jerez tiene un carácter culto y refinado que se respira en el ambiente y te deja que te empapes de él.
Además, en la provincia de Cádiz tenemos hasta un trozo del Reino Unido, ¿cuánta gente puede decir lo mismo? 
– A Málaga capital he ido 5 veces (sin contar al aeropuerto), un día a Fuengirola, un día a Selwo Marina, un finde a Marbella y Puerto Banús, un día a ver el museo Picasso y expos a la capital, y un finde nuevamente a la capital. (Tour guiado)
Diré que hasta esta última vez no acabó de convencerme, pero de qué modo lo hizo.

 

Volví enamorada de su gastronomía, de la zona El Pedralejo, sus calles con macetas en las ventanas, sus espetos en la arena… Y muy feliz de haber conocido tanto el castillo de Gibralfaro como la Alcazaba. Además, al finalizar las visitas pude ver el teatro romano en la zona más baja antes de irme a El Pimpi 
A Ronda no sabría determinar cuántas veces he ido porque es un destino más que vendible para los grupos, eso sí, siempre les pedía a los chóferes que nos apeasen delante de la puerta de Almocábar, que no mucha gente llega allí, además de por supuesto bajar al tajo donde les ponía una copita de vino de Jerez 
– En Granada he estado muchas veces tanto por un día en esos famosos viajes en bus con mi madre, por un finde o varios días, por placer o trabajando acompañando a algún grupo.  
Fuera de la capital sólo conozco Sierra Nevada y la sierra de Alfaguara, donde estuve de vacas 5 días en casa de unos amigos. 
Considero que el personal también se confunde creyendo que con un día puede visitar la ciudad, porque hay vida después de la Alhambra, y mucha.

 

En cuanto museos hay una infinidad y aún no he visto ninguno que no me guste. Mi último descubrimiento fue la Casa de Zafra.
Creo que recorrer el Paseo de los Tristes es algo que hay que hacer alguna vez en la vida, y si encima es al atardecer, ya es para morirse. 
He subido al mirador de San Nicolás tanto de día como de noche, y aún a día de hoy no sé cuál de las dos opciones me gusta más. Es lo que tiene recorrer el Albaicín

 

Lo del tapeo con la bebida es para morir de gula, pero aunque soy mucho de centro, en Granada preferí el barrio de la Chana 
– A la provincia más original de todas, Almería, he ido en dos ocasiones: la primera estuve un mes en la capital y la segunda una semana en Roquetas de Mar. 

 

En ambas ocasiones visité la Alcazaba, y la última el desierto de Tabernas (de ahí lo de que es la más original, ¡que tenemos un desierto!)

 

Fui en busca de la Cultura de los Millares campo a través y pude deleitarme con este hito en la complejidad cultural de la Edad del Cobre.  

 

Ver la peli “800 balas” tuvo la culpa de que quisiera volver y visitar los estudios de cine donde se grabó tanto cine del 

Spaghetti Western. 

Además, me hice mi reportaje de fotos cual buscadora de oro .
Y aunque no se playera, no me perdí el Cabo de Gata y me di el placer de darme un baño en solitario en aquellas aguas mediterráneas. 
Creo que es por todos sabido que Andalucía es una región muy completa, para todos los gustos, y lo mejor son las diferencias. De cómo dentro de la misma provincia tienes ciudades que no tienen nada que ver con otra (Cádiz y Jerez) y de cómo sí se parecen a otras (Cádiz y Málaga, Jerez y Sevilla). 
En fin, probablemente que nos repoblasen muchos de los que repoblaron Sevilla tendrá algo que ver , o que Málaga fuese fundada por los mismos que fundaron Cádiz, también. Maravillas de la Historia, que para eso está, para encontrar explicaciones a estas cosas cuando viajamos, comparamos, aprendemos y como he leído hace muy poco a Álex Galán, de Radio Televisión Principado de Asturias, viajamos para conocer (nos)❤