Seleccionar página

Hoy voy a limitarme a contaros sobre algunas mujeres viajeras que marcaron un hito haciendo gala del feminismo que más me representa: el de coger el mundo por montera y decir «si ellos lo hacen, yo también». 

Amelia Earhart  (1897-1937)

 

De las primeras mujeres en convertirse en piloto y la primera mujer en volar sobre el Atlántico. En 1937 su objetivo era dar la vuelta al mundo y convertirse en la primera mujer en realizar esta hazaña pilotando su propio avión. Recorrió distintos puntos como EEUU, Puerto Rico, Venezuela, distintos países de África, Bangkok, Singapur, Indonesia, Australia y Nueva Guinea. 

Amelia desapareció el 22 de junio de 1937 justo antes de acabar el trayecto que la llevaba a California tras dejar repetidos mensajes de auxilio sin saber determinar dónde se encontraba. Desde el año pasado se sostiene que naufragó en la Isla de Nikumaroro y sobrevivió por un tiempo. 

 

Nellie Bly (1864 –1922) 

Se trata de la reportera, periodista y escritora Elizabeth Jane Cochran, más conocida por su pseudónimo. El periódico en el que trabajaba la eligió para establecer el récord mundial de dar la vuelta al mundo tras la publicación de la novela de Julio Verne, La vuelta al mundo en 80 días.  
El 14 de noviembre de 1889 inició su viaje desde Nueva York y regresó  a su ciudad 72 días, seis horas, once minutos y catorce segundos después. Fue la primera mujer en conseguir algo así, ahora igual no llama la atención, pero hablamos del siglo XIX, es decir, el transporte se limitó a trenes y barcos de vapor. Casi nada.   

Maureen Wheeler(1950)

 

Ni más ni menos que la cofundadora de las guías Lonely Planet, se fue a sus 20 años junto a su marido a recorrer Asia por tierra. Aquello les arruinó económicamente, de modo que la única solución que encontraron para recomponerse fue escribir un libro guía llamado Across Asia on the Cheap. 
Así se les ocurrió fundar las archiconocidas guías que todo viajero que se precie tiene en su estantería a día de hoy.

Annie Londonderry (1870-1947)

 

Esta periodista letona decidió a sus 25 años dar la vuelta al mundo en bicicleta, vehículo que nunca había usado antes por cierto. Se marcó el viaje en una sin frenos y que pesaba 20 kilos. 
Todo sucedió a raíz de una apuesta de dos caballeros que ni por asomo pensaban que la periodista aceptaría, pero se equivocaron y el viaje que comenzó con sólo un centavo en el bolsillo de la joven acabó 15 meses después con la gratificación de 5000 dólares.

Liv Arnesen (1953)

 

Esta noruega lideró la primera expedición compuesta por mujeres viajeras que atravesó el casquete de hielo en Groenlandia en 1992. Por si fuera poco, en el 94 se convirtió en la primera mujer en alcanzar en solitario el Polo Sur, esquiando y sin apoyo externo. Una expedición de 51 días y 1200 kilómetros.

Gertrude Bell(1868–1926)

 

Esta escritora, arqueóloga y administradora colonial británica decidió viajar por todo Oriente Medio para conocer los diferentes países del mundo árabe de la mejor forma posible. Voluntaria de Cruz Roja, realizó expediciones por distintos desiertos del mundo y ayudó a limitar las fronteras la Primera Guerra jugando un gran papel en la formación de Irak.  

Rosie Swale-Pope (1946) 

 

Se marcó la meta de correr alrededor del mundo con el objetivo de recaudar fondos para la lucha contra el cáncer tras perder a su marido víctima de la enfermedad. Finalizó su reto cinco años después, con 20.000 millas recorridas. 
Además, junto a su familia, navegó a través del Atlántico desde Australia hasta el Cabo de Hornos en catamarán 

Junko Tabei (1939 – 2016)

 

Esta japonesa fue la primera mujer en alcanzar la cima del monte Everest  y en escalar las Siete Cumbres, las montañas más altas de cada uno de los continentes.
Todo gracias a que el periódico japonés Yomiuri Shimbun y la Televisión Japonesa decidieron enviar un equipo compuesto sólo por mujeres a Nepal a intentar escalar el monte Everest.
Acampada a 6300 metros de altitud fue golpeada por una avalancha quedando sepultada. Fue rescatada por los sherpas.

Jeanne Baret (1740 – 1807)

 

Esta botánica nacida en Francia en 1740 quería subir a bordo de un barco de la Armada Francesa  y para ello se vistió con ropas de hombre y se hizo pasar por uno de ellos hasta dar la vuelta entera para recoger especies vegetales.
Fue descubierta tres años después y la obligaron a desembarcar en Isla Mauricio donde abrió un cabaret, conoció a un oficial naval francés, se casó y regresaron a Francia, completando así su peculiar viaje.  

Tina Sjögren(1959)

 

Esta escaladora y exploradora polar checa fue la primera mujer en completar el «Desafío de los Tres Polos», al ascender al Monte Everest y alcanzar el Polo Sur y el Polo Norte.
Su marido y ella fueron los primeros en retransmitir imágenes en vivo de la Antártida en 2001. Tres años antes, consiguió el récord de altitud para la radiodifusión en el Everest.
Gertrude Stein  (1874 – 1946)
No puedo dejar este artículo sin hablar de ELLA. Si ya para mí Montmartre en los años 20 es la perfección en el espacio y tiempo, el lugar y la época donde vivían las personas más interesantes del mundo, saber que ella andaba por allí en aquella época acrecienta mi admiración por esta literata estadounidense, feminista y homosexual que vivió exactamente como le vino en gana.
Nació en EEUU, pero emigró a Europa (Viena y París). No hay un Hemmingway, un Modigliani, un Picasso sin ella. Claro que el arte siempre encuentra el modo de florecer, pero hablo de que pudieran disfrutar de su éxito en vida. Gertrude fue mecenas, la persona más influyente (que no influencer, por favor) de su época.
Dio conferencias, escribió muchísimo, y demostró mi teoría de que sólo hay que ser. Y si te quieren hacer ver que no se puede, demuéstrales cómo lo haces digan lo que digan.
Como dijo la escritora decimonónica suiza Isabelle Eberhardt, “Seré una nómada toda la vida, enamorada de lugares inexplorados».
Tuvo que hacerse pasar por hombre en muchos de sus viajes para poder conocer la cultura de las sociedades norteafricanas con más facilidad, pero lo hizo. De eso se trata. De que no hay ninguna ley que me impida vivir como quiero