Seleccionar página

Después de un “descanso” de 1 mes, aquí estoy de vuelta.

Lo del descanso va entrecomillado porque salir de Jerez, volar a Noruega, bajar en coche hasta Jerez, pasar 1 semana entre papeleos veterinarios y juergas, y volver en coche a Noruega, no es precisamente muy llevadero, pero sarna con gusto no pica.

He decidido explicar el viaje en condiciones, de modo que dividiré cada país en una entrada distinta. En ésta voy a hablar de un modo generalizado del “roadtrip” en sí y de las impresiones

El viaje por Europa, que bauticé “Eurotrip” por la peli tan mala que lleva el mismo nombre pero que no puedo dejar de reírme cada vez que la veo, fue idea de David.

Sabíamos que queríamos estar juntos en Noruega, y que mi perro iba por delante fuese a donde fuese. Lo que David no sabía era que me negaba por activa y por pasiva a meter a mi perro en un avión. Ya sabéis que es un Frenchie, y se afixian rápidamente, de modo que le dije “Tenemos que ir por carretera. Vente en coche”. La cara del pobre fue un poema (lo sé porque estábamos por Skype).

Al día siguiente me dijo “Para no hacer un viaje de 4 días yo solo, vente en avión y baja conmigo. Podemos pasar por los Países Bajos y así ves tu obra favorita”. Hablaba de “La joven de la perla”, de Vermeer. Casi me da algo. De hecho rápidamente buscamos un vuelo para el 7 de septiembre. Nos pusimos a ver el mapa a la vez y durante la conversación me suelta: “Mira, que como yo hice el viaje por los puntos más destacables de la IIGM por Francia, ¿por qué no añadimos la zona de Normandía y así te los enseño?” Seguía alucinando. Así se formó uno de los viajes más soñados de mi vida uniéndose con otros dos:

1 – Roadtrip por Europa

2 – Viaje temático de la IIGM

3 – Visitar “La joven de la perla”

Me puse manos a la obra y pedí presupuesto a 3 agencias. No quería hacer un viaje de tal embergadura sin la seguridad de una agencia de viajes. En total eran 14 hoteles, todos con párking y 5 de ellos que admitiesen a mi perrito.

Elegimos pasar la noche de la primera tanda en:

  • Aalborg, Dinamarca (Hotel Cabinn)

 

 

  • Hamburgo, Alemania (Hotel Achat, Buchholz)

 

  • Volendam, Holanda (Hotel Art Spaander)

 

  • Brujas, Bélgica (Velotel, Brujas)

 

  • Mont Saint Michel, Francia (Hôtel Restaurant Le Fruitier, Villedieu-les-Poêles)

 

 

  • Burdeos, Francia (City Residence Bordeaux Les Chartrons)

 

  • San Sebastián, España (Hotel restaurante El Castillo)

La segunda tanda ya con Coco a bordo:

  • Vitoria Gastéiz, España (Abba Jazz)

  • Orleans, Francia (Inter Hotel Orléans Nord)

  • Urspelt, Luxemburgo (Chateau D´Urspelt)

 

  • Bremen, Alemania (Best Western Hotel Achim)

 

  • Kristiansand, Noruega (Yess Hotel)

Sólo el último hotel lo reservamos por una plataforma de internet ya que los ofertados por la agencia subían demasiado el precio y éste se ajustaba a nuestro presupuesto.

Aparte de las noches, durante los días íbamos visitando otras ciudades, pero esa parte la dejaré para cuando escriba sobre cada país en concreto.

Tres meses antes del viaje, se unieron dos personas más a la primera tanda: el hermano de David y un amigo suyo. Era un buen modo de compartir gastos de gasolina y turnos de conducción. Me reuní con ellos, les presenté el itinerario exacto y les pareció bien. Volaron conmigo a Noruega desde Málaga.

Como cada persona es un mundo, pronto decidimos hacer las visitas a las ciudades por pareja, ya que teniendo apenas un par de horas en algunas ocasiones, no me interesa en absoluto ir a buscar catedrales o monumentos. Prefiero callejear y tal vez sentarme en una terraza, pero eso de ir GPS en mano buscando sitios de interés, no es en absoluto mi prioridad.

Otra cosa es que vaya a pasar un par de días mínimo en la ciudad. Obviamente sí llevo una agenda completa de lugares interesantes para visitar y demás, pero para 2h, hacer fotos de otro templo gótico más, y seguir corriendo hacia otro, no. Prefiero ver el gentío, las casas con macetas, la gente trabajando, los niños corriendo, las nubes pasando, la luz…. Es algo que me fascina de cada país. La luz cambia y me ayuda a entender la pintura de cada escuela. Es algo peculiar y difícil de explicar.

Me siento satisfecha por haber cumplido otro de mis reto-viajes, como el de conocer las 4 denominaciones de origen históricas de Francia in situ (Burdeos, Cognac, Borgoña y Champán). De este modo ya sólo me falta La Rioja y Oporto para completar las 8 del mundo.

En cuanto al reto-viaje de Arte, concluir con “La joven de la perla”, me ha dejado sorprendida hasta tal punto que ni siquiera sé qué hacer ahora. Creo que uno de Klimt no estaría mal, pero que conste que Vermeer me dice mucho más.

Sobre los estilos artísticos generales de Europa occidental, sólo me faltaba el románico, y David me sorprendió a la vuelta parando en Zamora, lo que puede resumirse como “querías sopa, pues toma dos cazos”. Espectacular.

Puedo decir que este viaje, aunque a priori suene al típico itinerario turístico sin calidad, iba muy a tiro hecho, y cuando eres una viajera con las ideas claras, no necesitas, como dije antes, sumar catedrales a tu mapa.

Probablemente, lo peor del viaje ha sido la desinformación que tenía sobre el tema de los hoteles. Mencioné antes que había pedido presupuesto a 3 agencias y me decidí por una. Solicité unos requisitos y me presentaron unas tarifas. Aceptamos el presupuesto e hicimos el ingreso. De los 14 hoteles en los que hemos estado, no supimos que había que abonar párking o tasas locales hasta que no se emitieron los bonos, es decir, una vez pagadas las habitaciones, y hemos tenido problemas en 7 de ellos:

  • Dinamarca: aparecía como no abonado, tuve que llamar a la agencia casi a las 22h y nos cobraron el párking aparte
  • Alemania: aparecía como no abonado, tuve que llamar a la agencia por la mañana y nos cobraron las tasas locales
  • Bélgica: nos cobraron 100€ de fianza por si hacíamos algún daño en las habitaciones que aún a día de hoy (un mes después) no han devuelto
  • Francia (Mont Saint Michel): el hotel estaba cerrado, había un marcador para entrar con códido el cual no nos habían facilitado. Llamé insistentemente al interfono y la chica sólo hablaba francés. Tras 10 minutos, salió, nos abrió, y se fue a dormir. Nuestras llaves estaban sobre la encimera de recepción. Tuvimos que dejar el coche fuera porque no nos facilitó ninguna información
  • Francia (Burdeos): llamé al hotel tal y como indicaba el bono sobre las 20h30, y saltó un contestador diciendo que su atención al cliente era hasta las 20h. Llamé al número de urgencia del bono y el tipo me decía que no era su problema, que el bono decía que llamase. Parecía que no entendía que el bono no decía a qué hora debía llamar. Llamé a la agencia sobre las 21h ya que los del número de urgencia me colgaron 3 veces y fue solucionado.

A la vuelta con Coco:

  • España (Vitoria): llamé al hotel para avisar de que llegaría tarde y me dio por preguntar si admitían perros y dijeron que no. Llamé a la agencia que no estaba operativa a las 18h y conseguí hablar con ellos 1h más tarde. La solución fue un cambio de hotel pero tuvimos que abonar nosotros el párking porque en éste no estaba incluido.
  • Francia: tuvimos que abonar las tasas locales y un extra por el perro. Las tasas aparecían en el bono, aunque no nos fueron advertidas antes del pago, lo del perro ni siquiera aparecía en el bono (8€)
  • Alemania: tuvimos que abonar un extra por el perro y otro por el párking (el párking aparecía en el bono, no nos fue advertido previamente, lo del perro, nuevamente no nos fue advertido. Fueron 12€)
  • Luxemburgo: tuvimos que abonar un extra por el perro que no aparecía en el bono (25€)

Hago mucho hincapié en lo del bono porque si no nos avisan del incremento del precio cuando hacemos la reserva, ni cuando hacemos el pago que es cuando se emiten los bonos, pues imaginad el percal.

Debido a lo que sucedió en Vitoria el primer día, nuestra agencia nos mandó un mensaje cerciorándonos que en los demás hoteles sí admitían pero que teníamos que pagar un extra.

Fue un poco desagradable la trifulca en la que entramos al respecto porque de las 3 agencias, elegí ésta por amistad, pero bueno, como dije al principio fue desinformación ya que alegaron que al tener perro yo debía saber lo del extra (jamás por plataformas de internet he pagado extra por llevar un perro, siempre ha ido incuido en el precio final que me daban), jamás he pagado párking (cuando lo pones en los filtros, viene incluido en el precio final o te advierten antes de hacer la reserva para que sepas que hay incremento una vez llegues a destino antes de pagar) y jamás he pagado tasas locales ya que nunca he ido a ciudades que lo exijan, así que desconocía este impuesto.

Mi conclusión ha sido que me equivoqué de agencia al elegir. Sin duda estoy segura que cualquier otra te da todo mascado antes de hacerte pagar.

De todos modos, este viaje era un sueño para mí, lo organicé yo, y aunque me perdí alguna ciudad porque es complicado ir arrastrando de otras 3 personas sin parecer que vas con la vara en la mano, y hubo desbarajustes con el tema de los hoteles y sus precios finales, la experiencia ha sido una maravilla y atravesar Europa dos veces ha sido un sueño hecho realidad multiplicado por dos.